Hola! En breve volvemos a estar activos :)
El: Comentarios: 0 Visitas: 419

Consejos para elegir una almohada cervical

Las molestias cervicales son muy frecuentes. Siete de cada diez personas las sufren.

Las molestias cervicales son muy frecuentes. Siete de cada diez personas sufren a lo largo de su vida algún periodo de molestias en el cuello por diferentes causas.

No es extraño que la industria haya visto un mercado en las almohadas cervicales, que prometen aliviar los dolores mientras dormimos. El problema es que no se puede garantizar el resultado. Muchos compradores cambian de modelo hasta que encuentran la almohada que les satisface o, después del gasto realizado, se convencen de que por fin han hallado una que les resulta eficaz.

Levantarse por la mañana perfectamente descansado y sin ninguna rigidez es un placer al alcance de pocos. ¿Por qué muchos se sienten como si les acabaran de dar una paliza o con la nuca dolorida y hormigueos en los brazos? Es posible que el colchón sea demasiado viejo, el somier muy blando o que la almohada no permita la alineación correcta de la columna. Con la edad, cada vez somos más vulnerables a estos factores, pues la movilidad de la columna se va perdiendo. Es entonces cuando una almohada demasiado alta o demasiado baja puede llevar a una postura que favorezca las contracturas. Lo ideal es que la almohada ceda alpeso de la cabeza de manera que las vértebras no deban flexionarse en ninguna dirección, teniendo en cuenta que, al dormir, los hombros deben permanecer en contacto con el colchón y no reposar por encima de la almohada.

Las cervicales preformadas están haciéndose un hueco en el mercado, prometiendo que la musculatura del cuello se relajará y las vértebras encontrarán un soporte elástico. Las ilustraciones de un cuello perfectamente alineado suelen acompañar la publicidad del producto.

Sin embargo, poca ayuda pueden proporcionar cuando las molestias se deben acontracturas causadas por los vicios posturales del día a día. No se puede esperar que la almohada cervical solucione el problema. Por eso, antes de adquirir una de estas almohadas, vale la pena detenerse a investigar el origen del dolor. Una visita al traumatólogo o al osteópata puede estar indicada.

Si finalmente se decide cambiar la almohada, conviene informarse de sus características y de los materiales utilizados en su fabricación. Muchas combinan la espuma viscoelástica de poliuretano, un material plástico derivado del petróleo, con látex. Si éste es sintético, también se obtiene de la misma materia prima.

Además de su relación con una industria contaminante, el poliuretano no transpira, lo que puede producir una molesta sensación de calor y humedad, y desprende un olor desagradable. Por otra parte, en las fundas se utilizan blanqueantes ópticos ?obtenidos de la tóxica manipulación del cloro?, a pesar de que no es necesario porque luego se meten en las fundas del juego de cama. Siempre son mejor elección los confeccionadas con materiales naturales como el algodón ecológico, y los rellenos de huesos de cereza, de aceituna o trigo sarraceno. Estas almohadas pueden encontrarse en tiendas y supermercados ecológicos..

La pueden comprar en teletiendaoutlet.com.

Comentarios

Deje su comentario

* Campo obligatorio

Captcha
navigation